Posible argumento

Ir abajo

Posible argumento

Mensaje por Lykke el 09/05/11, 12:59 pm

Estoy en proceso de abrir un foro, y bueno... hice más o menos el "principio" y me gustaría saber si está bien o si le cambiaríais algo, o si directamente no lo aprobaríais...

Spoiler:
Cuentan las antiguas leyendas que el continente de Regia nació a través de una apuesta entre dos dioses gemelos.
Nastileo, el mayor, tentó a Tarasis, el menor, a participar en dicho juego. El primogénito alardeó de sus divinas capacidades para inspirar la vida y la creación, afirmando incapaz a Tarasis de igualar lo que él era capaz de concebir hasta la fecha. Sus arrebatos inspiradores causaron el nacer de una tierra extensa y virginal bajo su morada, a la que dotó de tres estaciones, llamadas Siil, Freyt y Nidhoog, y dotándola de animales y plantas.

Las demás divinidades habitantes del Olimpo ignoraban dicha apuesta, pues les parecía rídicula a la par que innecesia; todas sabían que poseían gran potencial para la creación, pero preferían evitar el tener que cuidar y observar el resultado de sus “errores”, si podían seguir disfrutando del plácido paraíso. Todas las divinidades no eran ni buenas ni malas, ni plácidas ni malévolas, no apoyaban ni al bien ni al mal, eran neutrales. Algunas poseían algún rasgo de personalidad más desarrollado que otro, pero eso no declinaba la balanza.

El otro hermano pero, herido su orgullo, decidió sorprender a su hermano moldeando unas criaturas que poblaran sus tierras, diferentes a las ya establecidas. Tomó la decisión de crear unos esclavos, una perfecta mimetización de sus cuerpos, a semejanza de ellos, que les concedieran todos los caprichos y necesidades a las divinidades. Forjó la raza humana, forjó a los mortales.

Tarasis primero moldeó a la mujer. Una muchacha bellísima, de larga melena blanca y grandes ojos ambarinos a la que bautizó como Lykke. Le siguió la creación del hombre, un ser capaz de proteger a Lykke de todo mal, al que llamaron Lyknott. De tez también blanca y ojos esta vez plateados. Tarasis sin embargo, no los dotó de uno de los dones humanos más importantes: los sentimientos; para la función que fueron creados, no los necesitarían.

Los hermanos, a pesar del gran poder del que hacían gala, también eran mortales. Su tiempo de vida era limitado, pero alargado cada vez que se alimentaban de una fruta en concreto de su Olimpo, una manzana escarlata. El trabajo de los esclavos recién “nacidos” era precisamente, abastecer a los gemelos. Poseían un gran poder, pero irónicamente no podían ser inmortales.

Nastileo no tardó en echarle ojo a las creaciones de su hermano. Los trataba como esclavos que eran, sin una pizca de simpatía por ninguno. En cambio, Tarasis admiraba su creación. Poco a poco, se fue centrando solamente en la muchacha, que llegó a llamarle la atención de sobremanera. Según los antiguos cuentos, cuando Tarasis rozó el cuerpo de la pequeña Lykke, esta notó florecer dentro de sí unas sensaciones arrebatadoras como un caudaloso río, suaves como una brisa de verano, o crueles como el frío Nidhoog; la dotó de sentimientos y alma. Lykke sintió que nació por primera vez. Maravillado ante el florecer de sensaciones, Tarasis se enamoró de Lykke.

La pequeña era caprichosa, era como una niña de pocos años que nada sabía de la vida. Tiempo más tarde, Lykke empezó a sentirse sola. Por mucho que jugara con su hermano Lyknott, notaba que era diferente. Él no tenía el privilegio de poder disfrutar la propia voluntad. Él la mantuvo escondida el tiempo que pudo de los ojos de Nastileo, porque sabía bien que no estuvo bien lo que hizo. Pero la chica le embelesó y como un padre que consiente a su niña, Tarasis le concedió el deseo que anhelaba: creó más seres parecidos y a la vez diferentes.

Concedió una vía de escape a Lykke y Lyknott al continente, y de la misma manera que concebió la vida con ellos dos, más humanos emergieron de su poder. Y esta vez, dotó a todos y cada uno de ellos de sentimientos y almas. Notándose claramente que eran demasiados esclavos para su morada, en los cielos, creyó hacer bien en dejarlos libres a todos. Pero sabía entonces, que no volvería a poder observar a Lykke nunca más. Una ola de tristeza invadió el ser divino, que lo envolvió como la niebla un lúgubre bosque. El no poder ver marchitarse con sus propios ojos a su hermosa criatura, quiso al menos asegurarse de que permanecería bella por los siglos de los siglos. De esta manera, le concedió el don de la inmortalidad.

Y cuando Tarasis se proponía a infundirle sentimientos al hermano de Lykke, fue descubierto por Nastileo. Tal fue la furia del dios al ver su “creación” profanada por míseros esclavos, que estalló furioso y aplacó a su hermano poco después de que cerrara el sendero. Nastileo mató a Tarasis, y este fue votado de la morada de los dioses.

Este hecho acontecido en los inicios del la creación rompió el equilibrio establecido, y separó a las divinidades en tres grupos; los benévolos, lamentándose de la muerte de Tarasis, los neutrales, que no querían tener nada que ver con lo acontecido, y finalmente, los oscuros, que inicialmente solo contó con Nastileo. Más adelante, haciendo uso de la habilidad de su hermano muerto, pudo dar existencia a sus propios hijos, sus seguidores, ampliando el abanico del lado malogrado.

Receloso de los humanos, formó el abismo, justo debajo de su mundo, aguardando para siempre la llegada de sus almas y especialmente la de la amada de Tarasis. El rencor y el odio por las criaturas que profanaron su obra lo mantuvo vivo, hasta el punto de casi morir, pues era inmortal y el gran árbol crecía en la zona vetada. Mas pronto, el problema obtuvo solución; se alimentaría de las almas llegadas al inframundo. Gracias a que la vida de los humanos era más corta que la de las divinidades, pudo abastecerse y sobrevivir, pero de una manera que escandalizó a los dioses luminosos y consideraron sacrilegio, pues el alimentarse de cualquier otra cosa que no fueran sus frutos no era concebido en sus mentes y creencias.



Entonces empezó la era del hombre, año 0 del calendario de Regia. Esta es la versión popular, que se les cuenta a los niños pequeños del surgimiento de la vida, y de los errores de las deidades.

Si me vuelvo a releer volveré a encontrar fallos y me agobio. Siento que sea tan largo, me inspiré...
avatar
Lykke
NUEVO USUARIO - ¡Bienvenido!

FECHA DE REGISTRO : 15/04/2011
NUM. MENSAJES : 6

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Posible argumento

Mensaje por Oniria el 09/05/11, 01:37 pm

En principio se hace confuso de leer, divide claramente la estructura en las diversas partes de la historia, dividiendo lo que tienes en pequesños capitulos. De por si te advierto que la fantasia epica a nivel de foro es de las mas dificiles de sacar adelante.
avatar
Oniria
PARTICIPANTE HABITUAL

FECHA DE REGISTRO : 23/03/2011
NUM. MENSAJES : 198




Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Posible argumento

Mensaje por Lykke el 09/05/11, 02:23 pm

Ok, entonces lo repasaré otra vez. Muchas gracias por leerlo y comentar. Intentaré sacarlo adelante ^^
avatar
Lykke
NUEVO USUARIO - ¡Bienvenido!

FECHA DE REGISTRO : 15/04/2011
NUM. MENSAJES : 6

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Posible argumento

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.